La Alfarería Severino Boix se encuentra en Agost (Alicante), pueblo tradicionalmente alfarero. Muchas de las piezas que aparecen en este catálogo ya se fabricaban con anterioridad al siglo XIX.

La alfarería tradicional en Agost, se caracteriza por la calidad del material (arcilla local calcárea de color claro), las técnicas de preparación, la cocción (en el “horno árabe” con la intervención del fuego directo) y por su variedad de formas que viene determinada por la función de la pieza.

Slide02-BarroSV-1440x504

La herramienta para el modelaje es el torno que trabajan de forma experta los reputados alfareros de la localidad.

La alfarería agostense es principalmente conocida por los botijos blancos, que conservan el agua a una temperatura inferior a la ambiente gracias a la porosidad de la cerámica que permite la evaporación. Un buen botijo, como los creados en este pueblo, tiene que “sudar”.

De los tornos de Agost han salido botijos y cántaros que han servido en casas de toda España, pero también para hogares del sur de Francia, del norte de África e incluso de Íbero América tras embarcar en el puerto de Alicante.

Actualmente estas piezas han dejado de ser artículos de primera necesidad para convertirse en obras de artesanía que son testigo de uno de los avances más importantes que ha dado la inteligencia del género humano.

En Agost hoy, como en tiempos antiguos, se mantiene la misma fórmula milenaria: barro, manos y fuego.

De esta manera, el surtido de productos hoy día, es más amplio, sin dejar de recalcar que la habilidad del alfarero en el torno es tal, que pueden aceptar todo tipo de encargos especiales.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*