Desde hace 10.000 años el hombre no ha dejado de moldear el barro, por lo que sorprende que su producción siga siendo, como entonces, pieza a pieza. Las sucesivas revoluciones tecnológicas que se han sucedido en Europa han olvidado a muy pocos los lugares donde la alfarería conserva su sentido como actividad económica. En este contexto, Agost sobresale por la cantidad de artesanos y tornos que mantiene en activo. Su producción alfarera diaria sigue la estela de una técnica que se pierde en el tiempo. De los tornos de Agost han salido botijos y cántaros que han servido en casas de toda España, pero también para hogares del sur de Francia, del norte de África e incluso de Íbero América tras embarcar en el puerto de Alicante.

barro-manos-fuego

Actualmente estas piezas han dejado de ser artículos de primera necesidad para convertirse en obras de artesanía que son testigo de uno de los avances más importantes que ha dado la inteligencia del género humano. En Agost hoy, como en tiempos antiguos, se mantiene la misma fórmula milenaria: barro, manos y fuego.
Alfarería de Agost: Barro, manos y fuego, es una exposición financiada y promovida por la Diputación de Alicante y el Ayuntamiento de Agost donde se muestra la actividad artesanal de esta población al inicio del siglo XXI. Sus once paneles (uno de ellos es este panel en gran formato) que se nutren de imágenes extraídas de una colección de fotografías, captadas por Elías Seguí, son como ventanas a través de las que se ven como los alfareros siguen sentados a sus tornos produciendo miles de piezas.
Los paneles muestran las piezas más características de cuantas se producen en los talleres de alfarería, la particular textura del barro cocido, el cuidado en el almacenamiento de cántaros y botijos, el ambiente en los talleres donde se trabaja, el proceso de elaboración, sus antiguos hornos morunos… todo hilvanado con breves textos explicativos.
La exposición se completa con unos expositores sobre los que se muestran físicamente (y se puede tocar) varias de esas piezas que confieren a Agost el título indiscutible de capital de la alfarería valenciana.

También se dispone de unos paneles desplegables para instalarlos en la entrada del local de exposiciones y de catálogos en varios idiomas. Este muestra ha desplegado su exhibición por varios pueblos de la comarca incluido en el mismo pueblo.
A su vez, el Excelentísimo Ayuntamiento de Agost quiso promover esta iniciativa, realizando un DVD del municipio y resaltando el ancestral trabajo de las manos del alfarero. La Alfarería Severino Boix Arques colaboró con la participación, gracias al director del rodaje Enrique Vasalo, que fue el encargado que esta familia alfarera pueda darse a conocer en la pequeña pantalla.

Información obtenida del Excelentísimo Ayuntamiento de Agost con colaboración de la Diputación de Alicante.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*