Slider-Productos-Sv-Full-Severino

Historia Severino Boix

Nosotros-Severino01

Hablar de la historia de la Alfarería Severino Boix Arques, supone hablar de una de las familias con más tradición alfarera del pueblo de Agost. En la década de 1920 los hermanos Vicente y Emilio Boix Vicedo ponen en funcionamiento el taller en la calle Alfarería.

Posteriormente en el año 1932 sus hermanos Severino y Evaristo se asocian y fundan la Alfarería “La Esperanza” en la partida “El Derramador”, actual partida “La Escandella”. Pasados unos años, en 1957, Severino y Evaristo disuelven su sociedad y cada uno de ellos toma un rumbo diferente.Siguiendo con el árbol genealógico descendente, Severino Boix Vicedo pasa el testigo de la tradición a sus tres hijos, María, Severino y Andrés Boix Arques.

Posteriormente, cada uno de ellos por separado y en su correspondiente parcela se dedican a esta digna profesión. Por diversos acontecimientos familiares, en la actualidad solamente sigue en funcionamiento la alfarería de Severino Boix Arques, ya jubilado, tomando el relevo su hijo menor, José Ángel Boix.

El Torno

El torno de alfarero es una máquina de tracción humana o eléctrica. Consistente en una superficie redonda y plana (platina) solidaria a un eje que se hace girar a una velocidad regulable entre 30 y 120 rpm aproximadamente. Sobre la platina el alfarero modela o tornea, con las manos mojadas en barbotina (pasta con alto contenido de agua), por medio de apretones y estiramientos una pella de arcilla.

Antiguamente, el torno era movido por el pie del alfarero, que actuaba sobre una pesada rueda de madera, de unos dos metros de diámetro y diez centímetros de espesor, que le confería al sistema suficiente inercia para girar constantemente a pesar de la presión y el freno que ejercía el alfarero sobre el barro. El torno moderno de alfarero suele tener un motor eléctrico, y un dispositivo mecánico o electrónico que permite variar y ajustar en cada momento la velocidad de giro más adecuada.

Egipcios, griegos y romanos, hace miles de años, elaboraban cerámica utilitaria de gran belleza, utilizando el torno.

Nosotros-Severino02
Jose-Angel-Severino-Boix

Alfarería en Agost

Nosotros-Severino03

La Alfarería Severino Boix se encuentra en Agost (Alicante), pueblo tradicionalmente alfarero. Muchas de las piezas que aparecen en nuestro catálogo ya se fabricaban con anterioridad al siglo XIX. La alfarería tradicional en Agost, se caracteriza por la calidad del material (arcilla local calcárea de color claro), las técnicas de preparación, la cocción (en el “horno árabe” con la intervención del fuego directo) y por su variedad de formas que viene determinada por la función de la pieza.

La herramienta para el modelaje es el torno que trabajan de forma experta los reputados alfareros de la localidad. La alfarería agostense es principalmente conocida por los botijos blancos, que conservan el agua a una temperatura inferior a la ambiente gracias a la porosidad de la cerámica que permite la evaporación. Un buen botijo, como los creados en este pueblo, tiene que “sudar”. De los tornos de Agost han salido botijos y cántaros que han servido en casas de toda España, pero también para hogares del sur de Francia, del norte de África e incluso de Íbero América tras embarcar en el puerto de Alicante.

Actualmente estas piezas han dejado de ser artículos de primera necesidad para convertirse en obras de artesanía que son testigo de uno de los avances más importantes que ha dado la inteligencia del género humano. En Agost hoy, como en tiempos antiguos, se mantiene la misma fórmula milenaria: barro, manos y fuego. De esta manera, el surtido de productos hoy día, es más amplio, sin dejar de recalcar que la habilidad del alfarero en el torno es tal, que pueden aceptar todo tipo de encargos especial.

¿Sabías que…?

Saciarse con agua fresca en verano hace milenios que está resuelto con el botijo o el cántaro? El botijo forma parte de la historia y de la cultura mediterránea. Hecho de arcilla cocida pero con una mezcla que conserve la porosidad, el botijo se comporta como la piel humana que deja salir el sudor para refrescarnos.

De este modo el exudado del botijo se convierte en energía de refrigeración para el líquido que contiene en su interior. Cuanto mas calor en el ambiente, mas fresca y saludable se conserva el agua.

En contraste con la refrigeración de la nevera eléctrica que no resulta saludable por el fuerte contraste entre el frío artificial y el calor corporal, el agua fresca del botijo tiene la temperatura perfecta para nuestra salud.

Nosotros-Severino04
severino

Marca reconocida y miembro de
«Artesanía de la Comunidad Valenciana»

logo-comunitat